| La Naturaleza y la Estética

Sin embargo existen productos totalmente inofensivos, biológicos naturales, que son incapaces de producir  un estado patológico en una persona, y en cambio nos aportan resultados altamente positivos y satisfactorios, logrando una regeneración en nuestros tejidos piel, huesos, órganos y con esto una mejor apariencia física y bienestar general.

Lo más importante para llegar a éstos resultados, es buscar una nutrición celular “efectiva y real”, con la aplicación de nutrientes de TERAPIA CELULAR.

Desde el año 1981 se realizó el descubrimiento de una substancia de origen bovino, que se forma en la placenta en una bolsita o rodete llamado jugo de cotiledón placentario durante los 3 primeros meses de gestación, este jugo sirve como el principal nutriente de la placenta y el embrión, cuando este se está formando ya que contiene todo lo necesario para apoyar el crecimiento de esta nueva vida, el mismo está compuesto de todos los factores de crecimiento existentes y además posee  las substancias que forman el armazón estructural y funcional del organismo como: a)factor de Crecimiento embrional, b)factor de crecimiento epidérmico, c)factor de crecimiento del fibroblasto, d)factor de crecimiento de todas las substancias orgánicas, de los tejidos y del cabello, e)oligo minerales, f)ácidos ribonucléicos, g)proteínas, h)lípidos, i)azucares, j)todas las vitaminas, k)enzimas, etc.

Este descubrimiento lo hizo el Dr. Santiago Caleque, biólogo celular argentino, discípulo del Dr. Paul Niehans en las clínicas de Suiza.
Esta substancia se extrae en estado natural y no se somete a ninguna acción bioquímica que desvalorice su actividad  nutricional.
Son procesadas en un laboratorio de terapia celular en Buenos Aires Argentina, que tiene  40 años de experiencia. Elaborando también otros productos a base de este jugo de cotiledón placentario y otros  tratamientos a base de células liofilizadas para el manejo de enfermedades crónicas y degenerativas.

Este jugo se ha logrado producir en gran escala en este laboratorio, y se ha transformado en tratamientos con resultados extraordinarios en la revitalización de la piel, retrasando los efectos y complicaciones del envejecimiento celular.

Se aplica directamente sobre arrugas, intradérmico, obteniendo resultados sorprendentes en muy poco tiempo, nutriendo y mejorando la calidad de la piel. También maneja en tratamientos tópicos en cara, cuello, escote, senos, y manos, logrando los mismos resultados. Este laboratorio argentino creó una línea de productos de belleza y nutrición celular a base de cremas emulsionadas en frío combinando otros nutrientes con colágeno y el jugo de cotiledón placentario.

Estas cremas y líquidos activos de terapia celular, son productos de origen celular nutricional que pueden lograr resultados que modifican y renuevan la estructura cutánea. El organismo y la piel poseen una cualidad biológica para mantener su estructura y función, que es la de recambiar las substancias que la componen en su origen. Estos materiales están compuestos por substancias iguales  similares a las de las células de la piel, las cuales deben ser recambiadas; Substancias que al ser incorporadas fisiológicamente a la vida cutánea le otorgan la posibilidad de renovar, regenerar y revitalizar sus estructuras. Es decir, que estos materiales formadores de vida por mandato genético, se recambian y renuevan en caso de estar agotados, inactivos o en desequilibrio funcional, por otros sanos y activos de energía potencial que le confieren a la célula nueva vida y salud. La TERAPIA CELULAR mediante la nutrición biológica revitaliza la estructura y restaura la función de las células dermicas y del resto del organismo.

Una persona que se realizó ya una cirugía estética, fue restirada, “planchada” logrando una mejor apariencia, pero nunca una mejor calidad de piel. Si se mezclaran ambos tratamientos las cirugías de medicina estética obtendrían mejores resultados.